Desacelera la economía al inicio del nuevo régimen, tras 4 años frenada

 INEGI informa que en 2018 creció el PIB 2%, LA MÁS BAJA FUE 1.6% EN 2013.

.- En cambio hubo descenso en diciembre en el Índice Global ante al mes previo.

.- Banco de México advierte que el principal problema se engloba  en varios aspectos de la gobernanza.

Juan Manuel Rodríguez / Mercado Interno ______________________

(26-02-19).- La economía al inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador registró una evidente desaceleración que, si bien se puede considerar normal en todo inicio de un nuevo gobierno, en esta ocasión fue afectada por diversos acontecimientos como el desabasto de gasolina, los bloqueos que durante más de un mes se mantuvieron en las vías férreas del occidente y, si este panorama de inestabilidad se mantiene, podría significar, según apreciación de los economistas, un peligro de recesión económica que incluso amenaza la economía de Estados Unidos con efectos negativos en nuestras exportaciones.

El informe del INEGI divulgado ayer indica que la economía mexicana creció en 2018 en 2 por ciento a tasa anual, lo que significa que la actual administración morenista heredó una economía que ligó cuatro años consecutivos con un severo freno en la economía nacional.

Mucho cuentan las condiciones en que un presidente de la República al tomar posesión recibe el país. Ciertamente Salinas de Gortari logró crecer 4.20% la economía del país en su primer año, pero lo dejó sostenido con alfileres al grado que a los 20 días  se desplomó y Ernesto Zedillo, en su primer año, el PIB cayó 6.5%. Hay conciencia de las condiciones en que Andrés Manuel recibió la economía nacional, particularmente por una deuda que en los primeros días aumentó dramáticamente el pago de sus intereses, un sexenio calificado como el peor en inversión y, como ya dijimos, en los últimos cuatro años registro una desaceleración preocupante.

La cautela de los inversionistas, nacionales y extranjeros, natural en todo inicio de gobierno sexenal, se le atribuye a la cancelación del aeropuerto de Texcoco que con inversión onerosa buscaba agrandar el desmesurado crecimiento de la megalópolis, no sólo en el aeropuerto internacional Benito Juárez que se cancelaría, sino en una docena de municipios mexiquenses aledaños al nuevo aeropuerto Texcoco, descubierto por investigaciones periodísticas, precisamente cuando la gran capital padecía más de diez días sin agua, problema que ni siquiera era ventilado en el gran proyecto inmobilidario que se preveía torno al NAIM.

el Banco de México emitió recientemente sus advertencias sobre las condiciones económicas, y evaluó el crecimiento del Producto Interno Bruto en condiciones francamente negativas para el presente año, viendo el principal problema del país en la gobernanza ( Estado de derecho, inseguridad, corrupción, impunidad, entre otros). En general, los observadores y expertos fijan entre 1.7y 1.9% el posible crecimiento del PIB para este año, aunque hay algunos más pesimistas. Ante la situación de la empresa de estado, Pemex, y las condiciones de la CFE, las calificadoras tienen en la mira la condición crediticia del gobierno y otras esperan hacer una revisión en unas semanas para evaluar las condiciones generales tras los deteriores recientes. Las previsiones originales del gobierno morenista es que podríamos crecer el 2%  que muchos ven con escepticismo.

Mientras, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) durante diciembre pasado registró una caída de menos (-)0.4 por ciento respecto al mes previo, a consecuencia de una caída de sus grandes grupos de actividades económicas, las Primarias en (-)2.8%, las Actividades Terciarias descendieron (-)0.6% y las Secundarias lo hicieron en (-)0.4% comparados frente al mes precedente de noviembre

Incluso en términos anuales, el IGAE presentó un crecimiento real muy bajo de 0.2% en el mes

de referencia con relación a diciembre de 2017.  Incluso los analistas indican que ese crecimiento puede considerarse como uno de los más bajos desde el 2013, cuando creció 1.6 por ciento.

 Por grandes grupos de actividades, las Primarias se incrementaron 4.8% y las Terciarias 1.2 por ciento. Sin embargo, en materia industrial las Actividades Secundarias se redujeron (-)2.5%.

Como se ve, el despegue del nuevo régimen enfrenta serias condiciones generales adversas, pero las reuniones con el sector empresarial, tema encargado al jefe de la oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, las reformas legislativas y la distribución de recursos a sectores sociales que dispararán seguramente el consumo y fortalecerán el mercado interno, son puntos clave para darle vuelta a la incertidumbre y adversidades actuales Pronto se completaran los primeros cien días del gobierno, lapso considerado habitualmente para hacer un balance del arranque de cualquier gobierno, pero lo más firme será conocer los resultados en el primer semestre del año, para prever las bases de la Cuarta Transformación.

www.mercadointerno.com.mx

Escrito por en Feb 26 2019. Archivado bajo DE OCHO. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes