Hondureños y guatemaltecos buscan servicios de Salud en El Salvador

Odalys Troya Flores* ___________________

La Habana, 7 feb (PL).-  Decenas de hondureños y guatemaltecos salen de su país cada día hacia El Salvador en busca de atención médica gratuita, ante las penurias en el sistema de salud pública de sus respectivas naciones.

De acuerdo con medios de prensa, Honduras es el país de Centroamérica donde las familias gastan más sus ingresos en servicios de salud y medicamentos porque el sistema público nos los cubre.

El diario Criterio señaló recientemente que mientras el gobierno nacionalista de Juan Orlando Hernández enfrenta un masivo éxodo de migrantes que no puede controlar, la crisis de los hospitales se profundiza ante la falta de medicinas, insumos y de pago a médicos y enfermeras.

Son frecuentes en este país, las largas listas de enfermos que necesitan una cirugía, las cuales son retrasadas por falta de recursos de todo tipo.

El pasado año, un informe sobre una red de corrupción presentado por el Consejo Nacional Anticorrupción, develó que en los últimos años ha existido tráfico de influencias por parte de altos funcionarios del Estado en las compras de medicamentos de la Secretaría de Salud.

Dichas compras se han efectuado con sobrevaloración excesiva de precios, lo que ha generado manifestaciones en la nación centroamericana.

De acuerdo con Criterio, en el 2015, tras descubrirse un mega robo en el Instituto Hondureño de Seguridad Social, miles de hondureños salieron a las calles a exigir la renuncia del presidente Hernández, quien admitió haber recibido fondos de este acto de corrupción, para financiar su campaña política que lo llevó al poder en el 2014.

En Guatemala, la situación del sistema de Salud, no dista mucho de la de Honduras y por eso también viajan a El Salvador numerosas personas necesitadas en busca de atención médica.

Según un artículo de Oswaldo J. Hernández, publicado en Plaza Pública, “el Sistema de Salud público de Guatemala está enfermo”.

Refiere, que a lo largo de dos décadas médicos, pacientes, familiares de pacientes, políticos, economistas y cualquier ciudadano guatemalteco, han sido testigos de cómo el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social fue llevado a la orilla del precipicio, sobre todo por la corrupción y un sinnúmero de malas decisiones.

También criticó el actual panorama en ese sector Lucrecia Hernández, quien fue la primera mujer al frente del Ministerio de Salud de Guatemala.

La ex funcionaria dimitió el 27 agosto de 2017 después de que el presidente, Jimmy Morales, expulsara al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad, el colombiano Iván Velásquez.

En un foro de alto nivel paralelo al 55 Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud celebrado en 2016, Lucrecia describió el sistema como un “paciente que ha sido un desnutrido crónico, que luego le da una infección y ahora está en estado crítico.”

Además indicó que la red de servicios de salud pública actual es de “40 años atrás” y que debería estar al servicio de las necesidades de salud de más de 16 millones de guatemaltecos.

Para la ex ministra Hernández su principal prioridad era fortalecer los servicios de atención primaria del país, con un enfoque en la atención comunitaria proporcionada a través de los puestos de salud, sin embargo tras su dimisión poco o nada ha cambiado a la fecha.

HACIA EL SALVADOR

En ese contexto de insatisfacción de las mayorías con relación a los servicios de Salud en esos dos países, son muchos los guatemaltecos y hondureños que viajan a El Salvador, sobre todo desde los lugares fronterizos.

Y es que El Salvador es líder en la región centroamericana, según un informe de seguimiento de la cobertura universal de salud dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, realizado por la Organización Mundial de la Salud y el Banco Mundial.

A nivel de Latinoamérica está después de Brasil, Uruguay y Cuba y ocupa en ese ámbito el lugar 33 en el mundo, refiere la investigación.

Asimismo, en junio pasado se terminó de elaborar una política nacional sobre salud intercultural, bajo la dirección del Ministerio de Salud y con plena participación de grupos indígenas, asociaciones de derechos humanos, instituciones del sector de la salud y la comunidad académica.

La inclusión de grupos indígenas representa un paso importante para llegar a las personas excluidas y que nadie se quede atrás en ese país vecino.

En declaraciones a Prensa Latina, Herbert Vargas, comunicador del Hospital Nacional de la Mujer ‘Doctora María Isabel Rodríguezâ€Ö del Ministerio de Salud salvadoreño detalló que solo el pasado año esa institución brindó consulta ambulatoria a 327 hondureñas y a 137 guatemaltecas.

Ese hospital contabiliza 118 egresos de pacientes extranjeras, de los cuales 92 son hondureñas y 26 guatemaltecas, añadió.

El María Isabel Rodríguez atendió además a pacientes provenientes de Costa Rica, Panamá y de otras nacionalidades.

También en esa institución en el 2018 nacieron 30 niños, de ellos 22 de madres hondureñas y ocho de guatemaltecas, acotó Vargas.

De forma general, el total de egresos hospitalarios a nivel nacional de pacientes extranjeros asciende a tres mil 938, de los cuales dos mil 172 son hondureños; mil 747 guatemaltecos, tres costarricenses; siete nicaragüenses y nueves de otras nacionalidades.

Los nacimientos atendidos en la red hospitalaria pública nacional en pacientes extranjeras ascienden a 743, de ellos 520 son de madres hondureñas; 219 guatemaltecas y cuatro de otras nacionalidades.

Vargas puntualizó que los datos nacionales fueron obtenidos en el Sistema Informático de morbo mortalidad en línea del Ministerio de Salud salvadoreño.

Destacó que en su país, con la llegada al gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), comenzó una reforma como una respuesta integral al abandono y la privatización que garantiza el derecho a la salud de toda la población salvadoreña. Al mismo tiempo, en los hospitales nacionales atienden a hondureños, guatemaltecos, y nicaragüenses sin discriminación por ser extranjeros o humildes.

Mientras tanto, en Honduras y Guatemala quedan muchas tareas pendientes para solucionar el acceso a la salud pública de la población, sobre todo de quienes no puede pagar los altos precios que cobra el sector privado.

*Jefa de la Redacción de Centroamérica y Caribe de Prensa Latina.

Escrito por en Feb 7 2019. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes