Destrucción (Destroyer) de Karyn Kusama

Gillian Turner _______________________

¿Quién es Karyn Kusama?

Kusama nació en 1968 en Brooklyn, New York. Ha dirigido varias miniseries para la televisión, y episodios en series más largas, como Billions. También, ha dirigido cinco películas de largo metraje. No son “blockbusters”, no son super taquilleras. Mejor dicho, son películas para quienes disfrutan viendo las películas no tan comerciales, de bajo presupuesto, algo inquietantes, algo diferentes. El personaje principal suele ser una mujer, fuerte, combativa, implacable. Su primera película, Girlfight, 2000, gira alrededor de una boxeadora;  luego viene Aeon Flux, 2005, película futurista con Charlize Theron en el rol de Aeon Flux que debe salvar los últimos sobrevivientes del planeta de un virus mortal; Diabólica Tentación, 2009, se trata de una posesión diabólica que hace que Jennifer (Megan Fox) desarrolle un gusto poco saludable por la sangre humana; La invitación, 2015, es una película inquietante, amenazadora, que narra la invitación a cenar que recibe un hombre de su exmujer, después de varios años de separación.

Y ahora, Destrucción. La narración lleva el espectador hacia el pasado, hace 17 años, cuando Erin Bell (Nicole Kidman) y su colega y novio son agentes del  FBI encubiertos investigando una pandilla de roba-bancos. Regresamos al presente para ver a una Erin Bell policía de Los Angeles irreconocible, destruida, tambaleante. Ha sufrido un cambio radical tanto físico, como mental y emocional. Ya no es la joven enamorada con la vida por delante. Ahora es una mujer amargada, solitaria, que bebe demás y duerme poco, enojada con la vida e incapaz de sostener una relación estable, ni siquiera con su hija adolescente.

La película empieza con un cadáver, y termina con el mismo cadáver, pero ya tenemos más información: al final sabemos quién es el muerto, y quién lo mató. Entre principio y fin navegamos en zig-zag: un vaivén entre Erin joven con su novio, enfrentando los peligros, dificultades y enredos de ser miembros de la pandilla de delincuentes y a la vez agentes encubiertos; y Erin 17 años después, destruida por aquella experiencia tan devastadora, aquel asalto malogrado, que resultó en la muerte de su pareja.

No cabe duda que Nicole Kidman es la estrella, la que lleva la película. Es una actuación extraordinaria, una transformación radical desde la mujer de expresión dulce que conocíamos, a esta policía con la cara adusta, marcada por un estrés extremo. Hasta la voz cambia. Ninguno de los demás actores, muy buenos todos, tiene la trayectoria de la Kidman, y en este caso ninguno tiene tanta importancia en la pantalla como ella. Todos los personajes masculinos son secundarios en comparación con el de Erin Bell, y quizás el de Petra, mujer integrante de la banda de criminales original y que sigue colaborando con el líder, el siniestro Silas, quien es el objeto del deseo de venganza de Bell.

En esta película Karyn Kusama vuelve a hacer equipo con los guionistas Phil Hay (su marido) y Matt Manfredi, mismos que colaboraron con ella en dos películas anteriores: La invitación y Aeon Flux. Con su apoyo Kusama logra la suficiente confianza y libertad para hacer un trabajo muy personal, con pequeños detalles que dan una dimensión agregada. Ejemplo, la agonizante Bell ve jugar con sus patinetas a un grupo de chicos. Por fin uno de ellos logra hacer el truco que tiene ensayando durante toda la película. En el momento del logro, Bell muere.

La fotografía muestra la ciudad de Los Angeles desaliñada, sucia, tapizada de grafiti; la música sostiene la acción con un ritmo entre el estrés y el suspenso. En fin, una película recomendable para iniciar el año, sobre todo después de haber cumplido viendo las ofertas navideñas como Aquaman, El Grinch, Mary Poppins, etc., etc.

Escrito por en Ene 9 2019. Archivado bajo ESPECTACULOS. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes