Bolivia hacia el océano Atlántico en 2019

Jorge Petinaud Martínez * _________________________

La Paz (PL).-  La firma de una alianza estratégica con empresarios nacionales para el desarrollo y construcción de un puerto que garantice la salida al Atlántico, confirma la persistencia de Bolivia en 2019 para lograr el acceso soberano de sus exportaciones al mar.

“Este acuerdo de alianza estratégica para el desarrollo de Puerto Busch, va a ser otra forma de trabajar conjuntamente para bien de todos los bolivianos y bolivianas, nos obliga a algunas restricciones con puertos de Chile y exportar con soberanía y dignidad y no estar sometidos a políticos de otros países vecinos”, aseguró el presidente Evo Morales.

La presencia del estadista en la rúbrica del entendimiento reafirma la voluntad del Estado Plurinacional de hacer realidad esta terminal ubicada en la provincia de German Busch, a orillas del río Paraguay, a más de 500 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz.

El mandatario consideró una obligación de los sectores público y privado aprovechar la salida por el canal Tamengo y el acceso a la hidrovía Paraguay-Paraná porque derivará en acciones geopolíticas y geoeconómicas del país.

Morales elogió la labor conjunta de los ministros de la esfera económica y los empresarios, quienes según expresó no solo plantean reivindicaciones sino inversiones para el desarrollo de sus sectores y de todos los bolivianos.

“Estamos dando un paso importante de trabajo de ministerios, empresarios y dirigentes -agregó el jefe de Estado-, no es sencillo planificar, pero estamos seguros de que esto va a continuar porque siento que Bolivia tiene mucha esperanza”.

Según el primer presidente indígena, el Estado garantiza el cumplimiento de los compromisos de inversión que incluirán la consolidación de los corredores bioceánicos a los que denominó caminero y ferroviario, con Puerto Busch como pivote articulador.

Reafirmó el compromiso gubernamental de financiar el estudio final del proyecto de la infraestructura portuaria, la construcción de acceso por carretera, ferrocarril y por vía fluvial, así como de establecer la norma regulatoria de los acuerdos nacionales e internacionales.

De igual forma, agregó, conformará un consorcio empresarial junto al sector privado, con poder de decisión sobre la actividad constructiva y administrativa.

La parte empresarial, en tanto, asumió el compromiso de gestionar la operación de las navieras para el desarrollo de ese puerto y definir la modalidad de sociedad pública, privada o mixta bajo la fiscalización estatal para asegurar su sostenibilidad, así como precisar acuerdos con operadores de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

BOLIVIA HACIA EL OCÉANO ATLÁNTICO

Esa es la denominación de la alianza estratégica público-privada rubricada el 31 de diciembre de 2018 entre representantes gubernamentales, empresarios de Santa Cruz y de otras zonas del país, “ante las trabas impuestas por Chile al comercio exterior boliviano”, según la versión digital del diario La Razón.

De acuerdo con la publicación, sellaron el entendimiento los ministros de Economía y Finanzas Públicas, Mario Guillén, y de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Milton Claros; mientras que el titular de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, y el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa cruz, Luis Barbery, firmaron como contraparte.

El líder corporativo santacruceño recordó que este “anhelo” data de 1904, cuando se selló la pérdida del litoral con la firma del Tratado impuesto al país ese año.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, enumeró los pormenores del acta de compromiso, cuya vigencia es de un quinquenio con posibilidades de ampliación.

Las tareas comenzaron en octubre de 2018, después que la Corte Internacional de Justicia de La Haya falló en contra de la demanda marítima boliviana contra Chile por una negociación para un acceso soberano al océano Pacífico.

En el contexto de ese proceso un equipo técnico jurídico revisó varias propuestas para el desarrollo de la Hidrovía Paraguay-Paraná y Puerto Busch, ubicado en su cabecera.

Adicionalmente, se determinó crear el Consejo Estratégico para el Desarrollo de la Hidrovía, conformado por las carteras de Relaciones Exteriores, Gobierno, Defensa, Economía, Obras Públicas, Planificación para el Desarrollo Rural y Tierras, además de las instancias representativas del sector empresarial nacional y cruceño.   Según las fuentes, lo acordado está abierto a la participación de los alcaldes de la región e incluye un equipo técnico que elaborará el proyecto.

Concluido y aprobado el estudio de factibilidad por las instancias correspondientes, deberá ser presentado en el plazo de un semestre para, posteriormente, comenzar las obras antes de un año, previa consolidación del presupuesto.

Queda explícita en los compromisos la importancia de gestionar la operación de las navieras en el puerto y definir la modalidad de sociedad y servicio portuario para la participación, según el modelo de negocio del sector público, privado o de carácter mixto.

El Gobierno segura la implementación del proyecto hasta su culminación “como una política de Estado”.

Los empresarios, como contraparte, se comprometen a redireccionar la carga actual del comercio exterior que sale por otros puertos hacia la nueva terminal para garantizar su sostenibilidad.

Ambas partes se trazaron la meta en el acuerdo de “trabajar de manera conjunta hacia la viabilidad de la Hidrovía Paraguay-Paraná, así como otros espacios portuarios cedidos a Bolivia, específicamente el puerto Villeta en Paraguay, Rosario, en Argentina, y Nueva Palmira, en Uruguay”.

IMPORTANCIA REGIONAL

Además de constituir un núcleo de desarrollo económico para el sudoeste boliviano, Puerto Busch fue declarada como una perspectiva de gran importancia para los países de la región en la segunda reunión de cancilleres de la Cuenca del Plata, realizada en 1968, y en otros foros de carácter técnico.

La construcción de una terminal portuaria sobre el río Paraguay y una infraestructura de transporte que lo una con el resto de Bolivia facilitarán una ruta comercial que enlace al Estado Plurinacional con Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay a través del sistema fluvial de la Cuenca del Plata, en tanto que romperá por la vía del Atlántico la mediterraneidad boliviana.

La documentación técnica establece que para operar con eficiencia, el nuevo puerto deberá tener una longitud de 400 metros sobre el río Paraguay, con muelles de 20 metros de profundidad y almacenes con capacidad de conservar cinco millones de toneladas de mineral, productos agropecuarios y petroleros.

A través del ferrocarril Santa Cruz-Corumbá se establecerá la conexión con el territorio nacional, con lo cual se ahorrarán más de cinco días y se logrará una importante reducción de los costos en comparación con la ferrovía Central-Aguirre.

Según las fuentes, la vinculación con el río Paraguay se asegurará a través del ferrocarril Motacusitó-Puerto Busch, proyecto sobre el cual ya existen estudios, así como de la construcción de una carretera que vincularía a esta terminal con la ruta terrestre Santa Cruz-Corumbá.

Adicionalmente, el proyecto prevé que al establecer una vinculación vial y ferroviaria a Puerto Busch, también se genere un canal navegable paralelo a la vía.

Formada por los ríos de Paraná, Uruguay y La Plata, la Cuenca de este último nombre es una red navegable de más de cuatro mil kilómetros, de los cuales mil son transitables por buques de ultramar.

Bolivia posee soberanía sobre el río Paraguay, gracias a lo cual resulta amplio el acceso y libre la navegación por el sistema hidrográfico de la Cuenca del Plata.

Esta alternativa de salida al Atlántico por la vía fluvial Paraguay-Paraná recibió un nuevo impulso con el Tratado de la Cuenca del Plata (Brasilia, 23 de abril de 1969), y tiene otro antecedente más remoto en la Declaración de Asunción del 3 de junio de 1871, referida al aprovechamiento de los ríos internacionales.

Bolivia considera que estos instrumentos jurídicos ofrecen condiciones favorables para avanzar en proyectos de interés nacional, cuya condición previa es el libre uso y la navegabilidad por los ríos Paraguay-Paraná.

Según estimados, esta hidrovía facilitará la transportación de más de 14 millones de toneladas de mercancías para el comercio exterior de los países de la Cuenca del Plata.

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en Bolivia.

Escrito por en Ene 5 2019. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes