No te preocupes, no irá lejos

Don’t Worry, He Won’t Get Far on Foot, de Gus Van Sant

Gillian Turner _____________________

¿Otra película de discapacitados triunfadores? ¡No! ¡Por favor, no! Ah, pero esta es diferente. La dirige Gus Van Sant. Actua Joaquin Phoenix.

La película se basa en el libro autobiográfico de John Callahan (1951-2010), quien además co-escribió el guión. John Callahan (a diferencia de otros discapacitados triunfadores inmortalizados en la pantalla) fue alcohólico desde sus primeros años de la adolescencia, y sufrió un accidente a los 21 años, que le cambió la vida. Luchando tanto con su alcoholismo como con la devastación física de su condición de cuadriplégico, con los años se estableció como un conocido caricaturista con difusión en unas 75 publicaciones en EEUU. Sus caricaturas divierten a muchos y ofenden a algunos. Los temas se concentran en discapacitados y el clero con énfasis en las monjas (de niño estudió en una escuela católica, de monjas). Son irreverentes, no son “políticamente correctas”, derraman humor negro. Recibía cartas con elogios al igual que con quejas. Una persona sugirió que intentara dibujar con la otra mano, o de plano ganarse la vida mejor como plomero.

La película es también irreverente, impúdica, con humor. Se oscila entre la desesperación y el optimismo; el espiral hacía abajo del alcoholismo hasta tocar fondo vez tras vez y el espiral hacia arriba de la lucha en contra de la adicción. Despliega un humor indómito, arrebatos de ira y frustración, pero autocompasión nunca. Hay escenas divertidas donde una mujer sexo-terapeuta le da a Callahan sugerencias de cómo lograr una erección. Hay fantasías eróticas en donde Callahan se imagina siguiendo esas sugerencias. Y la inevitable cursilería de todas esas frases tan trilladas de Alcohólicos Anónimos. Y está Donny (Jonah Hill) el “sponsor” de Callahan, una figura con la apariencia de un Jesús Cristo tipo New Age, adicto en remisión, enfermo de SIDA, muy dado a las frases simplistas como las que aparecen en manuales de superación personal, que guía a Callahan hacia la aceptación de su condición, hacia una sobriedad duramente lograda, y finalmente hacia la paz interior y una sensación de satisfacción con lo que ha hecho con su vida. Otros personajes son Tim (Tony Greenhand) el que atiende a Callahan en sus necesidades físicas, en realidad una amalgama de todos los ayudantes que había tenido: a veces atento, a veces distraído, a veces descaradamente negligente; Dexter (Jack Black) compañero de Callahan en sus borracheras, responsable del accidente fatídico que le dejó en silla de ruedas. Aún sin heridas físicas, el accidente mutiló emocionalmente a Dexter, que padece una vida mediocre y hueca; Annu (Rooney Mara) es el personaje menos creíble como fisioterapeuta/novia de origen sueco y además azafata. Por un lado es demasiada bonita, por otro lado demasiada buena para ser verdad.

Gus Van Sant ha realizado una película fragmentada – a veces hasta la pantalla está fragmentada – que brinca de Callahan en silla de ruedas narrando sus experiencias ante un público; a Callahan jovencito en pantalón de campana y camisa hawaiana el mismo día del accidente, yendo botella en mano de antro a fiesta y a una fiesta más; a Callahan en el hospital atrapado en un artefacto diabólico; a Callahan en su silla de ruedas motorizada, yendo por la calle a una velocidad excesiva; etc., etc. La presentación da agilidad, aligerando y quitando la morbosidad. Demuestra la pesadilla y el aparente sin sentido de la vida humana con todos los baches, humillaciones e indignidades; y a la vez  la capacidad del hombre de encontrar la aceptación, la paz interior y la satisfacción en sus logros.

Van Sant es conocido por películas como Elefante (Elephant, 2003) que narra el preámbulo de una masacre estudiantil, basada en los hechos sangrientos ocurridos en Columbine High School, Colorado EEUU en 1999; y Idaho: el camino de mis sueños (My Own Private Idaho, 1991) con River Phoenix, acerca de dos jóvenes amigos, y sus aventuras en el mundillo de la prostitución masculina.

Joaquin Phoenix, excelente actor, entre muchas actuaciones memorables destaca como Johnny Cash en la película Johnny y June: Pasión y Locura (2005), donde junto con Reese Witherspoon canta él mismo las canciones de Cash en una espléndida interpretación. Aparece también en The Master: Todo hombre necesita un guía (2012) de Paul Thomas Anderson, junto con Philip Seymour Hoffmann.

 

Escrito por en Dic 13 2018. Archivado bajo ESPECTACULOS. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes