El otro dato

En jaque la cuarta transformación

Juan Chávez ________________________

Apenas empieza y ¡pácatelas!, aparecen  agujeros al novel gobierno de López Obrador.

Legisladores de oposición presentan a la Corte recursos de inconstitucionalidad contra la ley de tope salarial, algo que refuerza la posición de jueces y magistrados del Poder Judicial que no aceptan la sentencia del Ejecutivo de que nadie debe ganar más de los 108 mil que el Presidente se fijó.

Senadores del PRI consiguieron sumar a sus colegas opositores a la mayoría de Morena y con  55 firmas lograron el tercio exigido por la Constitución para el ejercicio del recurso.

Legislativo y Judicial alzan la voz contra el Poder Ejecutivo, y no es para menos. López no  debe pasar sobre los otros poderes. De la misma forma que él impone su lema de “Al margen de la ley nada, sobre la ley nadie”, está obligado a respetar la autonomía del Legislativo y Judicial.

Señalemos que, en tal sentido,  ningún Poder Federal debe estar sobre los otros poderes.

Hay una lluvia de amparos y recursos de inconstitucionalidad en la Suprema Corte de Justicia de la Nación contra la Ley Federal de Remuneraciones y el alto tribunal ha pedido a los ´´órganos de circuito que esperen la definición del Consejo de Ministros sobre el espinoso tema.

Uno de los 10 ministros, porque el  11 no ha sido designado, determinará si se concede o no la suspensión. El hecho real, conforme a derecho, es que se ha abierto un litigio contra el gobierno lopista que podría  durar hasta un año, plazo en el que los demandantes seguirán cobrando lo que cobran actualmente y que, obvio, supera al tope impuesto.

En otras palabras, el dizque austero nuevo gobierno se estrella en el ejercicio legítimo de las normas en que se han amparado sus opositores.

La tregua tiene una lectura: que el mismo López Obrador meta reversa, antes del  golpe directo a la quijada que  lanzaría la Corte contra su “cuarta transformación”, sin importar siquiera, que en inútil defensa, don Andrés haya declarado que “es deshonesto (refiriéndose a los Ministros de Corte), que alguien gane 600 mil pesos al mes”.

Es cierto que en el alto tribunal, los sueldos son demasiado altos, pero de ellos se vio favorecida Olga Sánchez Cordero, ex ministra que despacha ahora como titular de la secretaría de Gobernación del morenismo en el poder, pero que cobra su pensión muy por arriba de los afamados 108 mil.

Ella debió, en sus tiempos de presidente electo, enfrenar los “excesos” de López en el ejercicio de un poder que todavía no tenía.

Hay quienes, cobardemente, se pliegan a sus arbitrarios mandatos.  Es el caso del gobernador del estado de México, Alfredo del Mazo,  que declaró que en el gobierno de la entidad, conforme al Presupuesto que enviará al Congreso local, “nadie ganará más que el Presidente”.

Una  deslealtad, o mejor dicho, traición a su partido, el PRI, que promueve la inconstitucionalidad.

Del choque de poderes saldrán chispas. Pueda, inclusive, que el Presidente sea exhibido como violador de las normas constitucionales que protestó “cumplir y hacer cumplir”.

De hecho la demanda de inconstitucionalidad representa una violación a normas de la Carta Magna,

Otro boquetazo  a la  4T  fue el rechazo de los inversionistas a la recompra de los bonos del NAIM ofertada por el gobierno y que, en el colmo, aunque usted no lo asimile, permite la continuación de las obras del aeropuerto en Texcoco, como se están llevando a cabo. ¿Cómo que López Obrador no ve la suya, no cree?

www.entresemana.mx

Escrito por en Dic 8 2018. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes