Buscando a Ingmar Bergman

Es  de Margarethe von Trotta, y se exhibe dentro de la Muestra Internacional de la Cineteca.

Gillian Turner ________________

Margarethe von Trotta, born in Berlin, llegó a París a principios de los años 60. Una de sus primeras experiencias fue ver El Séptimo Sello de Ingmar Bergman. La cautivó a tal grado que en ese momento decidió que quería hacer cine. Logró entrar al mundillo fílmico de París en los ’60, y encontró trabajo colaborando en guiones, co-dirigiendo cortos, lo que había. También forjó una exitosa trayectoria como actriz en películas principalmente de directores alemanes, como Rainer Werner Fassbinder y Volker Schlöndorff (con quien se casó en 1971 y posteriormente colaboró con él en varios guiones). De las películas dirigida por von Trotta destacan The Second Awakening of Christa Klages (1978), Rosa Luxemburg (1986), Rosenstrasse (2003) y Hannah Arendt (2012).

Ahora, nos presenta Buscando a Ingmar Bergman, y la película inicia precisamente con la secuencia inicial de El Septimo Sello cuando la Muerte se encuentra por primera vez con El Caballero.

Esta es un caleidoscopio de película, con pedazos de entrevistas con amigos, colaboradores, actores y actrices, hijos, nietos. Da una pequeña muestra de la vida y la personalidad de Bergman tanto atrás de la camera, como director de teatro, como padre, hijo, esposo. Las entrevistas dan destellos, intrigantes por ser incompletos, de cómo era vivir con o cerca de Bergman. Como comentó su hijo Daniel, también cineasta, Ingmar Bergman acostumbraba enamorar a sus mujeres, embarazarlas, y abandonarlas. De hecho, tuvo cinco esposas, tres parejas (todas actrices suyas: Harriet Andersson, Bibi Andersson y Liv Ullmann) y un total de nueve hijos, que ni se conocían hasta que Bergman cumplió 60 años y su esposa Ingrid decidió que ya era hora juntar a los hijos. Como dijo Daniel, de repente se dio cuenta de tener hermanos y hermanas que antes ni sabía de su existencia. En la película hay un momento cuando sale con su hermano mayor, Ingmar Bergman Jr. Dice Daniel que Ingmar es su hermano favorito, pero que no se conocían hasta aquella fiesta de cumpleaños. Se ve que a Bergman le gustaba tener su vida segmentada. Si sus relaciones con su padre, sus contemporáneos, y hasta con sus hijos, no eran ni siempre muy fáciles ni muy relajadas, con sus nietos, como suele suceder, el trato era distinto. Halfdan Ullmann Tondel describe a su abuelo como un estupendo narrador de historias, participante activo en las fantasías infantiles. Eso sí, Bergman tenía su día estrictamente estructurado. Había tiempo para familia y nietos entre 11am y 3pm, ni quince minutos antes, ni quince minutos después. Lo demás de su día se dividía en cápsulas de tiempo para escribir, pensar, caminar, etc.

De hecho, Bergman tenía un niño adentro, que nunca creció. Eso es evidente al ver la interacción tan gozosa entre él y los dos niños en Fanny y Alexander. Comparte sus miedos, comparte sus alegrías.

Buscando a Ingmar Bergman se compone también de extractos de varias de sus películas, sobre todo Escenas de un Matrimonio (1973) con la violencia inherente de una pareja en crisis. Es la disección de un matrimonio a lo largo de unos diez años. Bergman lo escribió y dirigió como una mini-serie de seis episodios, que supuestamente causó tal furor en Europa que la tasa de divorcios subió sustancialmente. Después lo condensó en una obra de teatro, y luego una película de cuatro horas, con la idea de exhibirla en dos partes. Desde 2004 la mini-serie forma parte de la Criterion Collection y es disponible en un DVD de tres discos. Se dice que a Bergman le gustó mucho la serie norteamericana Dallas y quiso hacer algo similar, basando algunos de los episodios en su propia relación con Liv Ullmann. También aparecen pedacitos de (entre otras) Fresas Salvajes, La Hora del Lobo, Luz de Invierno, y Saraband (2003) que fue la última película de Bergman. La dirigió después de un intervalo de 10 años habiendo dicho que ya no iba a hacer más cine.

Margarethe von Trotta ha logrado una película ágil, inteligente, entretenida, que demuestra varias facetas del célebre cineasta y director de teatro y festeja el centenario de su nacimiento. Sus pláticas con algunas de las actrices favoritas de Bergman (Liv Ullmann, Gunnel Lindblom, Rita Russek, Julia Dufvenius, entre otras) son particularmente disfrutables, sobre todo porque von Trotta las conoce bien, son sus amigas, y además ella misma sabe lo que es ser actriz.

Sin embargo, la búsqueda para encontrar a Ingmar Bergman no termina, y probablemente nunca terminará. Cada entrevistado describe una faceta que él o ella recuerda. Vemos una colección interesante y entretenida de pequeños destellos, detalles, anécdotas. Ingmar Bergman se niega a dejarse ver en su totalidad.

Escrito por en Dic 7 2018. Archivado bajo ESPECTACULOS. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes