Fiscal: “atolito con el dedo”.

Comparto Viborianus…LUNES 19 NOVIEMBRE 2018. Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz ________________

¿Cómo podemos denominarle a todo ese espectáculo montado para intentar oficializar la selección del Fiscal General del estado? Toda una parafernalia de la gobernanza, todo un alarde con medios franquiciados, todos los excesos ceremoniales y de actuación para venderle a los ciudadanos la insostenible nominación de un miembro más de la complicidad gubernamental. La mafia del poder se viste con diferentes atuendos para atrapar al imaginario colectivo de la existencia de un “proceso legítimo” y así implantar a otro socio en esta gobernanza. ¿Qué costo tiene todo ese entretenimiento oficializante para los quintanarroenses?

Intentamos en la columnilla trasladar el sentir reflexivo de varios ciudadanos interesados en el tema por el show articulado para querer vestir otro acto de poder en una acción de legitimidad. Todo esto para “vender la idea” de que la nominación del Fiscal obedeció a un proceso de transparencia y autenticidad.

Según trasciende por diversos medios, al parecer los aspirantes algunos ilusos e inocentes y otros dentro de la ola de la connivencia, suman las dos decenas. Pero dentro de ese quimérico grupo de aspirantes solamente uno es foráneo. Sí, se trata de Óscar Montes de Oca Rosales, exsubprocurador de la Procuraduría General de Justicia en la Ciudad de México, quién ya ha sido denunciado por irregularidades en su desempeño. ¿Su presencia será parte de los compromisos adquiridos en tiempos de campaña con el PRD? No le vemos otra alternativa, quizá usted nos lo pueda explicar mejor, pero este personaje fue un aliado de Miguel Ángel Mancera, Ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

Óscar Montes de Oca Rosales.

Hagamos un poco de memoria amigos y lectores: el pasado 10 de octubre la XV legislatura votó en mayoría por la eliminación del requisito de residencia para quien ocupe esa titularidad. El propósito era adecuar diversas disposiciones de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Quintana Roo, con relación a la eliminación del requisito de haber nacido en la entidad o tener una residencia mínima de cinco años en ésta para poder ocupar la titularidad de la Fiscalía General del Estado (FGE). Nueve días después, los ayuntamientos también aprobaron en mayoría esa disposición. Es decir, se ajustó la ley para permitir a un advenedizo, a un peregrino asumir la titularidad de la Fiscalía.

Entonces, si todo ya está “planchado” (así denominan en el argot político a lo acordado con anterioridad para sólo salir a aprobar) para nominar a un foráneo: ¿cuál es el objetivo de toda esta “diversión pública” para nombrar a Óscar Montes de Oca Rosales? Nos parece obsceno ese proceder, no solamente el legislativo ha dado la espalda a los quintanarroenses, sino también el ejecutivo; puesto que ha insistido en la idea de nominar a otro advenedizo en un cargo de suma importancia para los ciudadanos, para la población de Quintana Roo.

La infertilidad de las voces de diferentes organismos sociales, cámaras, asociaciones, colegios de profesionistas y académicos… quienes expresaron su oposición a la cacareada eliminación del requisito de residencia, fue otra acción decepcionante de la XV legislatura y del ejecutivo. Los dos poderes persiguen el mismo capricho imponer por la vía de sus cojones a un Fiscal de linaje o descendencia perredista.

Desde luego, resulta obvio, estos poderes quieren continuar engañando al pueblo quintanarroense. Para imponer sus antojos recurren a diferentes artimañas legaloides y de mayoriteo. No importamos los ciudadanos, solamente les interesa disfrazar y simular procesos para encubrir nombramientos a sus propios intereses. Manifiesta una vez más el desprecio por lo quintanarroense. Aunque, varios lectores nos advierten de los efectos en el próximo proceso electoral, el repudio será de nuevo en las urnas para cambiar la legislatura en 2019.

La maestra Beatriz Ramírez Woolrich, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, explicó que los tamales se preparaban para agradecer la fertilidad de la tierra, en eventos sociales y como ofrenda a los muertos. Su elaboración siempre fue colectiva. Desde la época de los aztecas, desde aquel entonces y hasta ahora, se han ofrecido como placebo para el pueblo: los tamales y el atole. Cuando la población estaba ansiosa porque no llovía, les daban atole y tamales. De ahí salió eso de “dar atole con el dedo”.

PD.- “Hay que educar a la gente. No basta saber que a la tía María le fue bien con el acupunturista o con el homeópata, porque el efecto placebo siempre está en la cabecera de los enfermos. Y no sólo de los enfermos, sino también de los votantes”. Mario Bunge (1919-1959) físico, filósofo y epistemólogo argentino.

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Escrito por en Nov 20 2018. Archivado bajo COLUMNAS, Viborianus. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes