El otro dato

¿Cuánto cuesta un Presidente?

Juan Chávez ____________________

No son los 108 mil pesos que López Obrador se ha asignado como salario mensual. Es decir, la mitad de los 216 mil que Peña Nieto cobró hasta este mes de noviembre.

De esos 108 mil morlacos, el nuevo mandatario no tocará un centavo para vivir cómodamente en Palacio Nacional que ha escogido como lugar de residencia para él y su familia, además que, tras abandonar la recámara se encerrará en el despacho presidencial, presidido por los amplios salones de la Biblioteca, el pequeño Salón Azul y la extensa Sala de Recepciones.

Palacio se va a convertir, con sus espacios habilitados como habitaciones y sus corredores, en el vecindario del tabasqueño.

Ahí tendrá habitación el pequeño hijo que procreó con su nueva esposa Beatriz Gutiérrez y quizás sus otros tres hijos mayores o por lo menos uno, que él tiene como asesor.

Pero también vivirá el personal de servidumbre: el ama de llaves de Beatriz, recamareras, cocineros o cocineras y quienes tendrán a su cargo las tareas de limpieza y lavado de ropa personal y de las recámaras.

Todos van a cobrar un salario, que no será, desde luego, de 108 mil pesos, pero que sí estará rasguñando los 20 y 30 mil pesos.

La última vez que supe del salario del ama de llaves que sirvió a la señora Margarita Zavala en Los Pinos, me quedé sorprendido: 28 mil pesos mensuales. Eran los tiempos del presidente Calderón en Los Pinos que López ha decidido convertir en parque ecológico y cultural, sin fijar aún el destino de los salones y despachos que ahí existen.

Todo lo que López y familia tendrán a su disposición, cuesta dinero, que no saldrá de ninguna manera de su pírrico ingreso de 108 mil.

Él no pagará  agua, luz, gas, tintorería ni impuesto predial ni la despensa semanal. La Presidencia, esa institución que un día mandó al diablo y que ahora ostentará, tiene asignado un presupuesto del cual López Obrador se servirá “Agustín Lara”.

Tampoco erogará un centavo por la gasolina que consumirán los autos de él, de toda la familia y servidores.

Obvio: menos gastará en los vuelos comerciales para sus giras presidenciales, ni los transportes que requiera para movilizarse en las provincias del país.

Total: será un presidente tan caro como el que usted quiera imaginar.

Un López Obrador, por otra parte, que vivirá apretujado, quizá, en Palacio Nacional, aunque Juárez lo haya tenido de residencia y haya muerto, incluso, en él. Eran otros tiempos, no tan estrujantes por la comodidad como los de ahora.

 www.entresemana.mx

Escrito por en Nov 10 2018. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes