Mexicanizó la energía

Carlos Ravelo Galindo, afirma: _________________________

 Hablamos de energía, hoy de moda. Y de quien la mexicanizó. Sí, a quien ensalza el ungido: Lázaro Cárdenas del Río.

 En 1928, a los 32 años Lázaro Cárdenas del Río ascendió a General de División. Y luego de la fundación, en 1929, del Partido Nacional Revolucionario, Cárdenas en 1930 fue el presidente del partido oficialista que buscaba dejar atrás la era del caudillismo y abrir paso como hubiera dicho Elías Calles a la etapa institucional del país.

 Posteriormente continuaría su carrera ascendente en la política integrándose al gabinete presidencial como Secretario de Gobernación en 1931 y posteriormente como Secretario de Guerra y Marina en 1933.

 En 1934  ya en la Presidencia de la República para el periodo 1934-1938 –creó constitucionalmente el plan sexenal y su mandato se prolongó hasta 1940.  Seis años, como en la actualidad—.

 Sus diferencias con Plutarco  Elías Calles que aún  quería manejar el país tras bambalinas ocasionaron el destierro del sonorense. No su muerte.

A partir de entonces Cárdenas construiría su leyenda con el enfoque nacionalista.

Hoy cuando  el petróleo, la luz, el gas y todos los energéticos dependen de un hombre. Es justo evocar a quien en 1938, lo nacionalizó.

El amigo y colega Felipe Benito Rodea Cruz nos habla del general de división  Lázaro Cárdenas del Río. De su historia antes de nacionalizar, mexicanizar, nuestra industria petrolera, hoy tan vilipendiada.

Nos explica que ante la discusión de la reforma energética el nombre del General Cárdenas del Río vuelve a aparecer porque a partir de la nacionalización de la industria petrolera en nuestro país el expresidente es un referente obligado.

Y duda mucho que aquellos que hablan sobre el cardenismo y el General, tengan mayor conocimiento que lo que les enseñaron en la escuela primaria.

Presidente de la República en el período 1934-1940, nacionalizó los ferrocarriles en 1937 y la industria petrolera en 1938. Y creó, agregaríamos nosotros, el Plan Sexenal. Seis años de gobierno y no los cuatro que eran.

Pero su aportación a la patria no se limitó a éstos cuatro hechos, como tampoco después de 75 años existan las mismas condiciones en el país que cuando emitió el decreto expropiatorio.

Esta es la historia del Militar revolucionario nacido en Jiquilpan, Michoacán el 21 de mayo de 1895.

Fue hasta el año de 1913 que sin cumplir los 18 años inició su participación en la lucha armada cuando llegaron las hostilidades hasta su pueblo natal.

Se incorporaría a las filas revolucionarias como Capitán Segundo con el General García Aragón que se encontraba en Buenavista en la zona de Tierra Caliente de Michoacán.

Participaría en la toma de Aguililla, Michoacán en agosto de 1913 como su primera acción militar de combate.  Después de sufrir emboscadas de las tropas fieles a Victoriano Huerta su columna fuera desarticulada.

Regreso a Jiquilpan donde se unió a las fuerzas del general José Morales Ibarra, con el grado de capitán. Posteriormente pasaría a formar parte del Estado Mayor del General Eugenio Zúñiga con el que participaría en la rendición del ejército fiel a Huerta en Teoloyucan.

En agosto de 1914  en Sonora se incorporó a las fuerzas del General Plutarco Elías Calles. Al año siguiente había conseguido el grado de teniente coronel por sus méritos en combate.

En  el año de 1920  se celebrarían las primeras elecciones  bajo la Constitución de 1917.

Venustiano  Carranza pretendía dejar el gobierno en manos de Ignacio Bonilla, un civil. Álvaro Obregón por su parte aspiraba a la Presidencia y no le cayó muy en gracia la candidatura de Bonilla, por lo que junto con Plutarco Elías Calles proclaman el Plan de Agua Prieta y levantarse en armas.

Ante ello Carranza decide  mover la sede del gobierno a Veracruz para facilitar su defensa.

El tren en el que viajaba el Presidente fue atacado para impedir su paso por la sierra de Puebla.

Las tropas de Rodolfo Herrero, quién a pesar de haber batallado al lado de Obregón permanecía fiel al gobierno, llegaron al auxilio de Carranza y les proporcionaron caballos para continuar el paso de la sierra de Puebla hasta llegar a Tlaxcalantongo donde pasarían la noche del 20 de mayo de 1929.

  Herrero con una parte de sus tropas ataca al Presidente y  termina con la vida del Varón de Cuatro Ciénegas.

Cárdenas llegó al día siguiente al poblado, y arresta a Herrero para transportarlo a la ciudad de México, quien luego que  los periódicos dieron la noticia de la muerte del Presidente optó por el suicidio.

En el período post-revolucionario, en 1921 se concedió a Lázaro Cárdenas el control del Istmo de Tehuantepec nombrándolo Jefe de Operaciones Militares, aunque el cargo sería temporal ya que ese mismo año sería nombrado gobernador interino de su natal Michoacán.                            En 1923 volvió a las armas para combatir la insurrección “dela huertista.   En Jalisco, herido en batalla es capturado y prisionero hasta marzo de 1924 en que se dio fin a la rebelión luego de la salida del país de Adolfo de la Huerta.                                                                                     En 1925 se le concede el grado de General Brigadier otorgándole el mando de la región militar con sede en Jalisco hasta su traslado a Tampico en 1927, acompañado de su ascenso a General de División. Cárdenas contaba con 32 años.

              Ochenta años más tarde, ante los daños causados por gobiernos sucesores, el electo que asumirá el poder federa, tratará de enmendarlos. Al menos creemos.

craveloygalindo@gmail.com

Escrito por en Oct 8 2018. Archivado bajo COLUMNAS, EN LAS NUBES. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes