Impulsan en EU “Forense transfronterizo” para buscar migrantes muertos

Luis Carlos Rodríguez González/The Exodo _____________________

La Coalición Forense de la Frontera (The Forensic Border Coalition, FBC) por sus siglas en inglés busca la creación de un mecanismo transnacional o transfronterizo, donde participen autoridades y organización no gubernamentales de Estados Unidos, México y Centroamérica, para lograr la identificación de más de 4 mil cadáveres de migrantes encontrados principalmente en Arizona y Texas.

Asimismo han solicitado al Buro Federal Investigaciones de Estados Unidos (FBI) tener acceso a la base de datos de ADN de esa institución para facilitar a miles de familiares de migrantes desaparecidos en las últimas dos décadas en la frontera a identificar los restos que han encontrados y resguardado oficinas de forenses y organización de derechos humanos.

El pasado 5 de octubre en la Universidad de Colorado se realizó la “Audiencia para Examinar Deficiencias en el Sistema de Estados Unidos para Identificar Migrantes Desaparecidos” y ahí se hizo la propuesta de crear este “forense transfronterizo”. Ahí el FBI manifestó disposición de colaborar con esta demanda pero argumentaron restricciones de ley para acceder a la base de datos de ADN de esa corporación.

Irma Carrillo, mexicana, perdió a sus dos hijos -Yadira y Julio de 27 y 24 años de edad- hace casi 20 años cuando cruzaban el desierto hacia Estados Unidos. En la audiencia dio su testimonio: “Detrás de cada cadáver que se encuentra, detrás de cada desaparecido hay una madre, un padre o hijo buscándolos. Cada minuto, cada hora que pasa en esta búsqueda puede cambiar nuestro sufrimiento. Yo ya di mi ADN y quiero saber dónde están y qué paso con ellos”.

Familiares de migrantes mexicanos expusieron en esta audiencia la desconfianza que existe hacia las autoridades de México en todos los ámbitos y se subrayó que incluso colectivos de desaparecidos en casos emblemáticos en estados como Guerrero, Morelos y Veracruz han tenido que recurrir a expertos como los de Antropología Forense de Argentina para buscar a sus familiares como resultado de la llamada “Guerra contra el Narco” que se libra en nuestro país desde hace 12 años.

Paradójicamente este debate entre expertos forenses, antropólogos, organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por buscar identificar a miles de migrantes mexicanos y centroamericanos fallecidos en la frontera se da en momentos en que México vive una crisis en materia forense, con miles de cuerpos almacenados en tráiler con congeladores, sin identificar, sin un marco legal claro en la materia y en medio de la citada “Guerra contra el Narco” que inició el entonces presidente Felipe Calderón y que continua Enrique Peña.

De acuerdo a un comunicado, la Coalición Forense de la Frontera, trabaja por la creación de un mecanismo transnacional, incluyendo a instituciones gubernamentales y no gubernamentales, que permita hacer comparaciones genéticas a gran escala y de manera continua, lo cual muy posiblemente resulte en un aumento significativo en el número de identificaciones de migrantes desaparecidos en la frontera entre México y Estados Unidos.

 “Cada año, cientos de migrantes provenientes de México y Centroamérica desaparecen tras cruzar la frontera de Estados Unidos. Desde inicios de la década de los años 90´s las políticas de Washington de “prevención a través de disuasión” en su frontera sur, tales como la construcción parcial de muros, aumento significativo de seguridad y restricciones en sus puntos de entrada han canalizado fuertemente el paso de migrantes por puntos cada vez más aislados y terrenos cada vez más difíciles de transitar”.

El número de muertos en la frontera sur aumentó significativamente desde entonces, especialmente en las zonas desérticas fronterizas de Arizona y Texas debido a deshidratación, exposición a los elementos en terrenos geográficamente muy difíciles de cruzar y aislados.

La identificación de restos en corredores migratorios internacionales es un enorme desafío en todo el mundo porque implica un cruce internacional de información forense que no siempre cuenta con los mecanismos necesarios o bien, la información de parte de los desaparecidos y/o de los cuerpos no siempre está disponible.

En el corredor migratorio que abarca Centro América, México y Estados Unidos no existe, por ahora, un sistema regional de intercambio de información forense. Sólo las oficinas forenses, las morgues, consulados, organizaciones de la sociedad civil y religiosas y universidades de la frontera sur de los Estados Unidos realizan importantes esfuerzos para identificar restos.

A pesar de ellos, miles de cuerpos se encuentran en los forenses de Arizona, Texas y otros estados sin ser identificados. Tan sólo la Oficina del Forense de Pima, en Arizona, cuenta con una base genética de los restos de mil migrantes mexicanos y centroamericanos que fueron encontrados en los últimos años en el desierto.

Colibrí Center, organización dedicada a la identificación de los restos de migrantes, creó en 2016 el “Programa de ADN” para fortalecer sus labores, haciendo campañas con familiares desaparecidos para obtener muestras genéticas de los mismos, viajando a diversas ciudades estadunidenses y pidiendo a mexicanos y centroamericanos que perdieron un familiar en el cruce fronterizo, que les envíen muestras de ADN para cruzar la información.

Hasta la fecha el Forense de Pima y Colibrí Center han contactado y recopilado el ADN de más de 600 familiares de migrantes desaparecidos y han facilitado 47 identificaciones positivas.

“Desde 1998, más de 7.216 personas han perdido la vida cruzando la frontera. De las personas que han recuperado, más de mil siguen sin identificación tan sólo en Arizona. En Colibrí tenemos más de 3.000 casos abiertos de personas desaparecidas en la frontera. En este contexto, a los inmigrantes se les niega el derecho a la vida y sus familias se quedan con la incertidumbre angustiosa de no saber qué ha sido de sus seres queridos”, señaló la antropóloga forense Robin Reineke.

La Coalición Forense de la Frontera se estableció en 2013 y está integrada por científicos forenses, académicos y organizaciones sociales de derechos humanos que trabajan para abordar de manera integral las significativas barreras para identificar los restos de migrantes desaparecidos que se encuentran en la frontera de Estados Unidos y México.

www.theexodo.com

Escrito por en Oct 8 2018. Archivado bajo NOTA SOBRESALIENTE. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes