El incesto en la República Dominicana toma ribetes de tragedia

Edilberto F. Méndez * ___________________

Santo Domingo (PL).-  Cuando se conoce que en la República Dominicana como promedio ocurren 54 denuncias mensuales de incestos ante las unidades de violencia de género, intrafamiliar y delitos sexuales, el tema toma ribetes de tragedia.

Más al saber que en el primer semestre de este año se reportaron 323 casos de ese delito en el país y en 2017 la Procuraduría asumió 401 denuncias, 233 por encima de 2016.

Recientemente el tema volvió a la palestra pública luego de que el conocido comunicador Pablo Ross fue enviado por el juez de Atención Permanente del Distrito Nacional a prisión preventiva al ser acusado de incesto en contra de una hijastra.

El pasado 4 de junio se le impuso un año de prisión preventiva al exembajador y exdirector de la Comisión de Frontera de esta nación Donni Santana, acusado de cometer el mencionado delito.

El Código Penal dominicano recoge esa figura legal y la conceptualiza como “todo acto de naturaleza sexual realizado por un adulto mediante engaño, violencia, amenaza, sorpresa o constreñimiento en la persona de un niño, niña o adolescente con el cual estuviere ligado por lazos de parentesco natural, legítimo o adoptivo”.

Para ese delito sexual, la ley no prevé ningún tipo de atenuante, por el contrario, lo sanciona con la máxima pena para las infracciones de esa naturaleza que es de 20 años de prisión, y además castiga la tentativa como el hecho consumado.

Es decir, todo está previsto para condenar con fuerza esa aberración y con el objetivo sobre todo de evitarla, pero lejos de disminuir esa grave conducta humana, crece.

Según datos del Ministerio Público, el incesto representa el siete por ciento de los delitos sexuales que se producen contra menores, unido a agresiones, violación, acoso, seducción y exhibicionismo.

La vicepresidenta dominicana, Margarita Cedeño, calificó como una barbaridad la cantidad de casos de ese delito ocurridos en esta nación y dijo estar alarmada con todos los procesos salidos a la luz pública recientemente.

Asimismo, lamentó la vergüenza generada por ese tipo de casos y el daño que ocasiona a la víctima. Solicitó “dar sanciones ejemplares para lograr los hombres entiendan tienen que respetar a las niñas, a sus hijas”.

Además Cedeño calificó de enfermos mentales a quienes cometen este tipo de daño a niñas y niños, y señaló que las instituciones deben hacer un abordaje muy integral, decidido, particular, específico y ejemplar para enfrentar estos abusos.

“Estos males sociales no se deben trabajar solo desde la sanción, sino también mediante la prevención”, y destacó se debe hacer mayor énfasis en la promoción de los valores desde la familia y la escuela.

Por su parte el procurador general de la República, Jean Rodríguez, exhortó a los fiscales a instrumentar fuerte los expedientes en estos casos a fin de lograr grandes condenas. A quien viole la ley, principalmente aquellos que incurran en incesto y violación a menores, el Ministerio Público estará de frente para enfrentarlo, precisó.

También la ministra de la Mujer, Janet Camilo, se refirió a tan sensible anuncio y consideró que el país necesita desarrollar políticas dirigidas a trabajar directamente con los hombres, sus actitudes y cultura, para poder combatir estos hechos los cuales azotan al país, y afectan psicológica y socialmente la vida de la víctima y sus familiares.

Sostuvo que en República Dominicana siempre han existido estos casos, la diferencia es que en la actualidad se están denunciando y dando a conocer, y esto despierta mayor precaución y preocupación en la sociedad ante el elevado número registrado.

“Nos lleva a reflexionar de cómo se está manejando la familia. Lo peor de todo es que no hay ninguna institución segura. Esto se da en las iglesias, partidos políticos, clase empresarial, escuelas y universidades”, lamentó la ministra.

El incesto, aunque se produce en todo el territorio, tiene entre las provincias con mayor incidencia a Santo Domingo, Santiago y el Distrito Nacional. Pero todo parece indicar es más común de lo pensado y a decir de especialistas en el tema, existen muchos menores en el país soportando los abusos de sus padres.

De cualquier modo, resulta un hecho injustificable, el cual debe tener el rechazo total de la sociedad pues es increíble en pleno siglo XXI ver conductas tan aborrecibles y alejadas de la condición humana.

Urge, como sugieren medios de prensa, estudiar las causas y el caldo de cultivo de este delito sexual, el cual no es privativo de un sector de la sociedad, ni de marginales, “vemos delinquiendo personas que por su formación y educación debían rechazar tamaña perversión”.

Por el momento, cualquier acción que lleve a cabo el gobierno y la sociedad dominicana para acabar con el incesto, tendrá el total apoyo de la mayoría de la población, pues existe un rechazo abrumador a ese delito.

*Corresponsal jefe de Prensa Latina en la República Dominicana.

Escrito por en Oct 7 2018. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes