Desempeño político de telenovela

Comparto Viborianus…VIERNES 05 OCTUBRE 2018. Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz ___________________

El formato de la ficción televisiva en nuestro país ha ido evolucionando y adquiriendo tremendo poderío. Muchos niños mexicanos hasta son bautizados con el o los nombres de los protagonistas del momento. “La telenovela en México, al igual que en América Latina, ha constituido uno de los espacios de expresión, reconocimiento y recreación cultural por excelencia, a la vez que uno de los productos mediáticos masivos más distintivos y reconocidos de la industria televisiva”.

Nosotros desconocíamos el detalle de la primera telenovela, por eso compartimos la información. El 9 de junio de 1958, Telesistema Mexicano sacaba al aire la primera telenovela mexicana, “Senda Prohibida”, producida en México por Jesús Gómez Obregón, daba inicio en el horario de las 19:30 horas, por el canal 4, con una duración de 30 minutos y una imagen en blanco y negro. Fue protagonizada antagónicamente por Silvia Derbez junto a Francisco Jambrin, Dalia Iñiguez, Alicia Montoya y Héctor Gómez.

Pero si en nuestro país, como en todo el continente, la vida política tiene mayor parecido a una telenovela, desde el mundo trumpiano, si de Norteamérica. Con los famosos escándalos del gringo Trump, por sus fechorías, dimes y diretes, más dignas de una telenovela que de la vida real, con una informalidad que raya en el chiste chairo. En esa política llena de ocurrencias y caprichos que de lealtades y patriotismo. Así nuestro país con EPN y la artista Angélica Rivera, Quintana Roo con Carlos Joaquín y dos telenovelas, una en Solidaridad y la otra en Othón P. Blanco.

Sí, ese, en donde, dentro del desempeño publico prevalece la trivialidad, la broma y el desparpajo; para mandar al basurero la institucionalidad, faltarle el respeto no sólo a los ciudadanos sino a la misma norma de la legalidad. Por eso la pobreza y debilidad institucional, abrió las puertas a la grandiosa ilegalidad, a la corrupción e impunidad. Una telenovela política, pero sin un final visible, en el túnel de la podredumbre, aún no vemos el rasgo de luz.

Ahora todos los políticos, hasta los de reciente cuño –verbigracia Morenos- quienes ingresar a la burocracia para adquirir una Casita Blanca, viajar en avión particular, chofer y suburban polarizada para vivir alejados de los votantes. ¿La nueva casta de la rapiña? Y con toda una gavilla de guaruras para evitar la cercanía con la población. Hablan de austeridad, pero ni existe congruencia entre lo que piensan, dicen y hacen. ¿Cuándo desaparecerá a desigualdad, la pobreza, cuándo Chetumal, Quintana Roo y México será diferente? ¡Cuando todos reclamemos nuestros derechos!

¿A poco esa vida pública no es de telenovela amigos y lectores? Recientemente un medio de comunicación de los maquilados en la Ciudad de México, por medio de uno de sus columnistas, Salvador García Soto, en su colaboración del jueves (04/10/2018), introdujo el conflicto ya socializado por la misma conducta de los protagonistas, en parte del texto se lee: “la casa presidencial han comenzado formalmente los trámites de divorcio que oficializarían una separación y distanciamiento que ya lleva tiempo. Así que con el fin de sexenio también terminará el cuento de hadas…” ¿será que sí terminará la telenovela? Porque falta la tradicional negativa… saldrán a decir los voceros que eso no es cierto, al menos hasta el 01 de diciembre. Ya luego en un video alude de manera más amplia el suceso político y legal.

El periodista utiliza el concepto del “acuerdo civilizado”, entre ambas partes, para subsistir la convivencia oficial, para acompañar en los eventos protocolarios a EPN. En un reciente evento (20/09/2018) en la ceremonia instaurada por la Secretaría de Cultura Federal, para galardonar a los creadores mexicanos, por sus aportaciones a la cinematografía nacional y al patrimonio cultural de la nación, Angélica Rivera redujo y avasalló al amplio concepto del arte en una comparación con la profesión de ser actriz: “Amor, amas tanto el arte que te casaste con una actriz”. ¡algo o muy chaira!

Es necesario para su mejor entendimiento, de las telenovelas, abandonar las descalificaciones ligeras y simplistas, puesto que la telenovela no es la única responsable de que el televidente haya perdido el gusto por el verdadero arte y por las producciones llenas de historia y cultura. Verla así, sería también otra intolerancia injusta y despreciativa de la realidad, poco inteligente e inútil. No podemos permanecer al margen de la realidad, pese a quien le pese la evidencia es importante y poderosa. Y en el trayecto hasta millonarios se retiran y la telenovela prosigue. Mientras millones de mexicanos ríen, disfrutan, sus capítulos. Aunque, enfrente, otros millones de ciudadanos están hartados (hasta la M…) de la misma telenovela.

PD.- Este es un tema que se cruza con muchas reflexiones y abre el debate sobre las posibilidades del género y su futuro, su estabilidad o transformación. ¿Cuánto los mexicanos y quintanarroenses permitiremos estas telenovelas de la vida política real?

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Escrito por en Oct 7 2018. Archivado bajo COLUMNAS, Viborianus. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes