Perturbadora la venganza de Morena

Gracias señor por darme dos ojos que lo observan todo. Gracias señor por darme dos brazos que lo abrazan todo. Gracias señor por darme la vida y a pesar de todo uno siempre quiere más: Facundo Cabral

Entre la incapacidad intelectual parlamentaria de Morena, se encuentra la venganza. Con sentido figurado, la perturbada bancada de Morena en el Senado de la República, si bien ya enseñó el cobre, los grupos parlamentarios tendrán la doble tarea de remontar a los soberbios more-nacos convertidos en denigrantes y severos traidores del padre que les dio vida política como es el PRI a cuyo instituto pretenden ahora destruir, desaparecer, pulverizar, etcétera.

Haciendo un repaso intelectual, la venganza consiste en el desquite contra una persona o grupo en respuesta a una mala acción percibida. Vengarse se interpreta como “equilibrar la balanza”, y ello tiene como consecuencia que muchos aspectos de la venganza se asemejen al concepto de “justicia”, haciendo que la diferencia entre los conceptos de venganza y justicia puedan parecer difusos sobre todo en el quehacer político azteca.

La venganza persigue un objetivo injurioso antes que reparador. Consiste en forzar a quien haya hecho algo malo en sufrir el mismo dolor que él infligió a lo largo de 90 años, o asegurarse de que esta persona o grupo no volverá a cometer dichos daños otra vez. El poder es cíclico pero con las aristas vengadoras de colores partidistas.

Infinidad de personas creen –más de 30 millones que votaron por “ya saben quién”-, que la venganza es un acto que causa placer a quien la efectúa, aunque otros consideran que no es placer lo que se siente, sino que es la sensación del restablecimiento de la salud mental del que se venga, ya que la venganza traslada el daño de la víctima hacia el atacante, lo que hace que la víctima se libere de aquella “molestia” histórica, acontecimiento el cual, al interpretarlo de manera incorrecta es llamado placer.

Es la sicología invertida, es decir, la psicología inversa es una técnica psicológica creada por el psicólogo conductista Viktor Frankl. Esta técnica consiste en la defensa de una creencia o conducta que es contraria a la deseada con la expectativa de que este enfoque moverá a un sujeto a actuar como realmente se desea.

No hay ni un dejo de duda que los más de 30 millones que votaron por Andrés Manuel López Obrador para llevarlo a la cúspide presidencial, le acarrearon un dramático y caprichoso doble problema no solo de credibilidad, sino de una apertura descontrolada que coyunturalmente soñaban los aleatorios , esos agentes políticos que se distinguen ser vengadores no desconocidos, sino plenamente identificados que ahora, socarronamente, hacen mofa de la desgracia de su padre que les dio riqueza y posiciones políticas, el PRI.

La palabra perturbación, con origen en el latín perturbatio, describe al acto y consecuencia de perturbar o terminar perturbado. Se trata de un verbo que refiere al hecho de modificar y alterar el orden o la quietud de una cosa o ser.

Por ejemplo, el arribo del político tabasqueño supuso una perturbación para los demás huestes del quehacer político mexicano, porque si bien el sureño dijo que no va a tolerar ninguna perturbación en su periodo presidencialista, accidentalmente se produjo una gran perturbación en su vida que proviene del caudillaje, y ahora con amplios poderes, ya no sabe dónde comenzar…

Parafraseando al desaparecido Facundo Cabral (cantautor, poeta, escritor y filósofo argentino), referente a “los pendejos que son peligrosos porque al ser mayoría eligen hasta el presidente”, el poder en manos de un necio solo basta saltar un peldaño para convertirse en el tirano inesperado, que ante su incapacidad de un pueblo que pueda discernir, tendría todos los elementos a su alcance para transformarse en un activo tirano, en un opresor, en un arbitrario, en un dictador déspota, en pocas palabras, en un autócrata muy al estilo Adolf Hitler.

Pese a que López Obrador ha sido el político más votado en toda la historia de México, o sea, los que NO votaron por AMLO no son pendejos, y si es así ¿qué le pasó a la “inteligencia” de este país? Ni duda, se “apendejó”, alertaría filósofos contemporáneos.

“El diablo tiene cola pero la esconde en un grueso portafolio color negro, donde lleva también los documentos que lo autorizan a matar al pueblo”: Facundo Cabral.

En el polémico libro Crímenes Ocultos de López Obrador –escrito por este reportero-, se presenta un análisis sicológico de la personalidad de Andrés Manuel López Obrador, describiéndose la fábula de Cabral sobre un caudillo venido de menos a más; el atontado, el agente estúpido y el hombrecillo necio, adjetivos que refieren a quien posee una inteligencia escasa, alguien torpe o con una conducta poco pertinente pero delirante.

Dice el dicho que el poder en manos de un pendejo, pobres aquellos plebeyos que lo sufrirán. Así se encubrirá México a partir del Primero de Diciembre (2018), cuando Andrés Manuel López Obrador sea proclamado Presidente para el periodo sexenal 18-24, que para muchos será el inicio de una dictadura por parte de un decadente anciano que con base a sus sistemáticos y balbuceantes engaños, se encumbrará en perjuicio de esos mismos 30 millones que votaron por él a lo pendejo, versaría el polémico argentino.

Una persona perturbada, entonces, es aquella que tiene alterado su raciocinio, está impactada o que atraviesa un mal momento emocional. La perturbación hace hincapié en una cierta inestabilidad del estado que se considera como óptimo o normal. Por lo general, la perturbación se produce ante alguna situación traumática:

El asesinato de su hermano le causó una perturbación mental tan grande que aún no la recupera. La Justicia inexplicablemente decidió en no decretarle la encarcelación ya que cuando cometió el crimen de su hermano Ramoncito, era menor de edad, no obstante de ello, sigue considerándose que se trata de un sujeto perturbado y peligroso para la sociedad por ese “pequeño” antecedente.

“Hay medio mundo esperando con una flor en la mano y la otra mitad del mundo por esa flor esperando”, discurriría Facundo Cabral, el canta autor que ofrendó su vida de protesta por seguir engrasando los ejes de su carreta de libertad, pese a que “Veo las injusticias y veo a muchos estúpidos, todo el tiempo han existido estos dos materiales.  Dios mío cuánta injusticia. Dios mío cuántos estúpidos”.

La teoría de perturbaciones, por último, se emplea en la mecánica cuántica para nombrar a los esquemas que permiten describir sistemas cuánticos complicados a partir de otros más sencillos. Pareciera por igual, que esa Cuarta Transformación de la República, se tradujera en otra falacia que es una forzada y tramposa “Constitución Moral”.

Todo a su tiempo para darle su justa magnitud, como dirían los filósofos.

El cobre de los morenistas

Despachos periodísticos muestran una guerra de declaraciones en las que aparece el coordinador de la bancada del PRI en el Senado de la República, Miguel Ángel Osorio Chong, quien aseguró que los morenistas “luego, luego sacaron el cobre”, al pretender coartar la libertad de expresión de la oposición con el acuerdo que limita el tiempo de intervención de los legisladores durante las sesiones.

En ese sentido, el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo)  en el Senado, Ricardo Monreal, argumentó que la regulación de tiempos en el Pleno es para desahogar más temas, no para coartarle la palabra a nadie.

“Nadie se ha quejado, por lo menos de mi grupo, de estar hasta las 7 de la noche, o a otra hora. Estaremos el tiempo que sea suficiente para poder escucharnos unos a otros. A eso venimos a trabajar ¿No que vienen a trabajar?”, respondió el coordinador del PRI.

Según “El Chino” Osorio Chong buscarán un acuerdo con las otras fuerzas políticas para no limitar a ningún senador en los debates más importantes que el país requiera. Y criticó que se busque acortar la participación de la oposición ahora que Morena es mayoría.

“¿No que vienen preparados para comer los de Morena? Pues que lo aprovechen y que estén todo el día ahí trabajando. Nosotros no tenemos ningún problema”, presumiría con tono de sorna el coordinador del tricolor.

Martí Batres, presidente del Senado, reiteró que el acuerdo que se votó fue a petición de diversos senadores para ayudar a que pasaran la mayor cantidad de senadores a presentar sus iniciativas y no se trató de una propuesta de Morena. Asimismo aclaró que los senadores podrán acogerse al Reglamento del Senado a la hora de presentar sus iniciativas y ceñirse a los tiempos que ahí se indican, que finalmente forma parte para censurar y coartar la libertad de expresión desde las tribunas parlamentarias del Congreso.

Escrito por en Sep 23 2018. Archivado bajo NACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes