Anti-política y Cocina

Lo que importa es el canelo

Socorro Ramírez O ________________

Para quienes seguimos con interés la política siempre sorprende que en  una semana donde se aprueba la ley que pone tope a los sueldos de servidores públicos, la noticia más importante para 31% de los ciudadanos, fue una pelea de box, pero así fue; escrito por Roy Campos, autoridad en encuestas y consultas de opinión (alguna vez habitante de Agüitas).

Lo dicho por Roy coincide con la nueva propuesta de esta Cocina: la actitud aparentemente informada y por ende demandante de una nueva sociedad, pero distraída de lo importante y desinformada de lo esencial; lo que hemos incluido en el término anti-política. Y para muestra, varios botones de coloridos tonos, muy ad-hoc con este mes patrio, que aquí le dejo lectora, lector.

Que se instaló la XLIV legislatura local, con una mesa directiva conformada exclusivamente por mujeres: decisión anti-política. A ver, queridos y nóveles legisladores ¿en qué momento confundieron la paridad, que claramente es referida a ir a la par; con exclusión? Actuar con perspectiva de género ¿significa para ustedes excluir a los varones de órganos y decisiones? Porque, esta Cocina les tiene gran noticia a los recién nacidos o bien, renacidos (por aquello de la reeleción) legisladores estatales: cambiar el club de “la pequeña Lulú”, por el club de “Tobi”; no es lograr la anhelada paridad y menos aún actuar con perspectiva de género.

Por supuesto que del aparente matriarcado instaurado en LXIV, se enteró apenas un segmento minúsculo de la población pues, era sábado 15 de septiembre y entre el “canelo”, el pozole y “el grito” pasó prácticamente desapercibido.

La decisión del mayoritario partido Acción Nacional local fue dirigida a compensar en imagen los lamentables índices de violencia contra la mujer difundidos en las últimas semanas; en una acción absurdamente respaldada por el resto de las bancadas. En el absurdo de esta integración aparentemente de vanguardia, está la rápida respuesta de la comunidad gay, que hizo acto de presencia en el vestíbulo del Congreso, para protestar por la actitud sectaria y discriminadora de la panista diputada Paloma Amézquita, que se erigía como presidente de la mesa en cuestión. El objeto de la comunidad, fue desmentir el mensaje de respeto e inclusión hacia los grupos discriminados que pretendió lanzarse desde la “mesa de las damas”.

A esta Cocina, le hubiera gustado observar la presencia de grupos defensores de los derechos femeniles en el acto solemne que empoderó a  la excluyente mesa directiva. Debieron dejar claro que actuar con perspectiva de género no significa “quítate tú varón, para ponerme yo, mujer”; que no significa una lucha por el poder en sí mismo y que menos aún significa simular lo que no ocurre en los hechos.

Preocupa a esta Cocina que se mal entienda la defensa de la indefensión de grupos vulnerables, con la intención de avasallar o dominar. Si la igualdad de derechos y oportunidades, no se entiende como requisito esencial de la vida en democracia, se confundirá a los ciudadanos con el supuesto avance de un “nuevo autoritarismo” o; con el supuesto triunfo de la paridad de género en todos los niveles y ámbitos, cosa que está a años luz de suceder.

Afortunadamente y como bien señala Roy Campos; el común de los ciudadanos se distrae en lo fútil e ignora los mensajes falsos de gobiernos ineficientes. Esta mesa directiva -¿directiva, en verdad?- terminará y nada habrá cambiado en la difícil vida cotidiana donde las mujeres, la comunidad gay, los ancianos y otros grupos, somos víctimas de la discriminación y la violencia en Aguascalientes.

¡Nos vemos en la próxima!

socorroramirez11@gmail.com

Escrito por en Sep 19 2018. Archivado bajo OPINION. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes