Silencio sepulcral oficial por atentado.

Comparto Viborianus…VIERNES 14 SEPTIEMBRE 2018. Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz _____________________

No teníamos previsto teclear alguna insípida idea sobre las torpezas de la gobernanza en turno, queríamos terminar la semana sin algún esfuerzo, no por voluntad de censura sino por flojera. Nos es muy placentero el compartir e interactuar con nuestros pocos lectores, lo disfrutamos mucho. Somos felices cuando vemos que el indicador de lectores llega a tres. Pero la balacera de esta mañana, en el domicilio de un chetumaleño, despierta a cualquier oso dormilón y flojo.

Curiosidades vienen a Chetumal ahora, la violencia llega y no debe sorprendernos. Al gobierno del cambio le gusta mantener a la población asustada, con temor, aterrorizada. El terrorismo de estado es otra manera de gobernanza. Esta dinámica consiste en la utilización de métodos ilegítimos, por parte de un gobierno, los cuales están orientados a inducir miedo o terror en la población civil, para alcanzar sus objetivos o fomentar comportamientos que no se producirían por sí mismos. En otras palabras: impone la aplicación clandestina, impredecible y difusa, también a personas manifiestamente inocentes, de medidas coactivas prohibidas dentro de la normatividad vigente. Ojalá y pueda comunicarlo, hacerme entender, pero son las amenazas y represalias, considerado a menudo ilegal dentro nuestra legislación, con el fin de imponer obediencia y una colaboración activa de la población.

Cuando la credibilidad se pierde se recurre a estos mecanismos para imponer el orden. No se trata de creer en los mensajes del gobernante, sino que te impone la dominación, la hegemonía, por la vía del temor; así evita cualquier acto de resistencia a esta opresión. Creer en él es la única alternativa, porque puedes sufrir también las mismas represalias.

Ciertamente, el monopolio de la fuerza corresponde al Estado, pero además, ellos se reservan la decisión del uso. Desde luego que todo esto es un abuso del gobierno con el uso indiscriminado, clandestino y pernicioso de su fuerza. No debe sorprendernos que al rato seamos testigos mudos de que civiles sean secuestrados, torturados o asesinados, sin juicio previo, o sin las garantías del debido proceso.

Nadie reclama el atentado, ni asoma la protesta de los organismos independientes, de las organizaciones de los derechos humanos, todos calladitos hasta la sociedad civil adormita. Bueno empezamos a teclear a las 12 horas del viernes (14/09/2018), han pasado más de 10 horas y el silencio oficial permanece. Ni una autoridad ha emitido el comunicado oficial del incidente de la balacera en el domicilio de un exsecretario de Seguridad Publica, Pedro Flota Alcocer de extensa trayectoria política priista. ¿Qué pretenden ocultar las autoridades con ese pasmoso silencio?

Según testimonios de quienes llegaron al lugar de los hechos, los ministeriales actuaron de manera rápida e igual abandonaron el lugar. No hubo acordonamiento del lugar, ni colocación de las cintas amarillas para resguardo de las evidencias, entre otras seguridades del protocolo de rigor por una balacera. ¿Por qué esa conducta tan vertiginosa de las autoridades? ¿Por qué despertar un sospechosismo innecesario? ¿Pretenden ofrecer mejor claridad para el mensaje? ¿Quiénes los interesados o beneficiarios de la fechoría? Muchas interrogantes surgen por este atentado domiciliario a otro ex-responsable de Seguridad Pública. ¿Así se maltratan entre ellos, no parece una conducta tradicional?

Está realidad menoscaba de manera eficaz la credibilidad en las instituciones de justicia y prevención en el actual gobierno de Quintana Roo. Cómo creer que anteriormente con 20 patrullas era mejor vigilada la ciudadanía -según cacaraquean los del “gobierno del cambio”- que ahora que anuncian que tienen más de 600 patrullas. Con 20 patrullas no aparecían ejecutados en las calles, ni quema de vehículos, ni los indicadores de robos a domicilios y comercios eran tan abrumadores, entre otros delitos, ahora, comunes en Chetumal.

¿Por qué atentar contra los chetumaleños de esta fea manera? ¿Cuál es el propósito de sembrar el miedo entre los Chetumaleños desde el aparato de poder? ¿Acaso podemos creer los chetumaleños que ese atentado es consecuencia de cuerpos delincuenciales a secas? Porque el hermetismo oficial siembra más dudas que indiferencia al atentado. ¿Merecemos los quintanarroenses esta gobernanza?

PD.- (…) “Lo que no se vale es la hipocresía y la doble moral de quienes condenan una forma de terrorismo, al mismo tiempo que tratan de justificar el terror de los estados”. Rigoberta Menchu (1959- ) Defensora de derechos humanos, política y líder indígena guatemalteca, embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO y ganadora del Premio Nobel de la Paz (1992).

PD.- “En Argentina no se fusila: se secuestra. Las víctimas desaparecen. Los invisibles ejércitos de la noche realizan la tarea. No hay cadáveres, no hay responsables. Así la matanza -siempre oficiosa, nunca oficial- se realiza con mayor impunidad, y así se irradia con mayor potencia la angustia colectiva. Nadie rinde cuentas, nadie brinda explicaciones. Cada crimen es una dolorosa incertidumbre para los seres cercanos a la víctima y también una advertencia para todos los demás. El terrorismo de estado se propone paralizar a la población por el miedo”. “Las venas abiertas de América Latina” (1971), Eduardo Galeano (1940-2015) Periodista y escritor uruguayo.

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Escrito por en Sep 16 2018. Archivado bajo COLUMNAS, Viborianus. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes