La muerte de un tope

Comparto Viborianus…SÁBADO 11 AGOSTO 2018. (con sus vínculos) Basta de muerte y saqueo. Sigamos alzando la voz, exigiendo Justicia y Paz. !ALTO AL TERRORISMO!

Victoriano Robles Cruz ________________

De risa… casi calificaron en su mayoría el suceso del obstáculo, en forma de tope, colocado en la acera del boulevard de la Bahía de Chetumal; sin embargo, para otros fue y es angustiante, pues en manos de qué autoridades, qué personajes, toman las decisiones para ordenar la ciudad de Chetumal. Angustiante… por la gran posibilidad de otras amenazas, de los peligros que pueden sufrir los quintanarroenses, en sí. Sí usted como nosotros creíamos haberlo vito todo, ¡pues no!, aún falta mucho que ver.

No salimos de un asombro, cuando ya surge otra acción más caona, y sobrepasa a la anterior, llama la atención por la ridiculez, pero todavía mayor por el desparpajo con que después de embrionarlo lo matan. ¿Cuál acto puede ser considerado más grotesco la creación o su muerte? ¿En manos de quién está la armonía de la ciudad de Chetumal? Basta un caprichito para ordenar la colocación de otro tope, ahora en el espacio de circulación a pie o de trotadores matutinos y vespertinos. Acudimos “al otro tope”, porque la ciudad de Chetumal es reconocida por tener ese liderazgo en el contexto de las ciudades, ya no digamos de las capitales estatales. Algunos tan inútiles como a quienes se les ocurrió.

Muerte de un tope.

El espectáculo llamó la atención de la comunidad chetumaleña en su primer descubrimiento, pero luego supero la cobertura estatal, nacional e internacional… en serio. Pringamos a todo el mundo por nuestras estulticias. ¿Qué razones de transito invadieron la mente de quien ordenó tal osadía? En la acera entre el borde de la bahía y el arroyo vehicular, en el espacio de circulación de la población local y turística, allí engendraron otro tope. ¿Cuál fue la necesidad? Nadie de los consultados le ha encontrado una explicación sensata, lógica, con sentido común. ¿Por qué caprichitos?

Los memes burlescos e irónicos sobraron para el señalamiento de la torpeza. Un apreciado lector nos escribió que: “el tope respondía al interés y reclamo supremo de los bebes, quienes se quejan porque sus mamis o abuelitos los trasladan en sus carriolas a exceso de velocidad en esa acera del boulevard Bahía de Chetumal”. Otro colega periodista nos asevera que fue “petición de su abuelo quién reclama a su pareja el uso de la andadera para abusar de la velocidad en ese espacio del Boulevard, y no la puede alcanzar”. Un colega escolar de Yucatán escribió: “Están cabrones los chetumaleños, y esos gobiernos municipales y estatales, robando peor que los anteriores, lo bueno que le toca un tiempo con los morenitas, ahí se podría ver qué pasa?

Abbeyroad.

Insultante el desparpajo para estas locuras en la construcción de topes en Chetumal. ¿Cómo no repudiar estar acciones? Cualquier persona chetumaleña o de cualquier parte del mundo las reprueba. Debe de preocuparnos a todos los quintanarroenses estas medidas locuaces, no es suficiente la burla por ello, debemos también acudir a la racionalidad, para desde allí, ponernos a pensar en las conductas de las personas que conducen la administración municipal y estatal. Tampoco basta con dar muerte a un tope mal nacido, mal engendrado, como para creer que las cosas de quienes tomaron esa decisión pueden cambiar.

La institucionalidad se ha desbaratado en grado superlativo, su degradación desecha planes y programas, discrimina a los profesionales, ni para la consulta los utilizan. Pareciera y aquí merecen mucho respeto los rancheros, recuerdos de nuestra infancia nos traen estas turbias decisiones, cuando el dueño del rancho llegaba y veía la iniciativa del encargado del rancho para elaborar una cerca había destruido otra. El regaño era inmediato, pero a la vez inútil. Pues como simple ranchero actuaba. Si fuera un profesional de las cercas cobraría mucho dinero y no estaría allí de encargado. Pues igualito ha sucedido con la muerte del engendro de tope. Obstruir una vialidad debe responder a criterios técnicos y profesionales, por lo tanto, deben ser ellos –los profesionales- quienes después del análisis emitan la decisión para su construcción o la negativa a tal capricho.

Muerte de un tope.

PD.- Probablemente, en el anunciado Segundo Informe de Gobierno reluzcan los gastos de construcción y muerte del afamado tope en el Boulevard de la Bahía de Chetumal. Pendientes para conocer con transparencia el costo de ambas acciones: Construcción y muerte.

PD.- Erasmo publica en 1511 el Moriae Encomium, suele conocerse en castellano como Elogio de la locura, y que podría responder mejor a Elogio de la sandez. Es una obra paródica, en la tradición de los elogios de cosas irrelevantes o absurdas, como el elogio de los cuernos, de las bubas sifilíticas o de la injusticia, que eran ejercicios de burla y/o de sátira. (Imitemos a Erasmo esta administración da para una biblioteca).

www.facebook.com/viborianuscolumna

viborianus@gmail.com 

@viborianus   

www.viborianus.com

Escrito por en Ago 12 2018. Archivado bajo COLUMNAS, Viborianus. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes