El nuevo desafío de Marta, la mejor futbolista del mundo

Moisés Pérez Mok (*) __________________

Brasilia (PL).- Un nuevo desafío -ajeno a la cancha- está por encarar la mejor futbolista del mundo de todos los tiempos, Marta Vieira da Silva: liderar un “ataque” global que culmine en gol a favor del empoderamiento femenino.

La máxima anotadora en la historia de los Campeonatos Mundiales, hazaña escrita con 15 goles en 2015, acaba de ser nombrada Embajadora Global de Buena Voluntad de ONU Mujeres para el deporte, un empeño desde el cual contribuirá a que las féminas cuenten con iguales oportunidades que hombres y niños para desarrollar su potencial.

“Marta es un modelo excepcional para mujeres y niñas en todo el mundo”, reconoció la directora ejecutiva del organismo internacional Phumzile Mlambo-Ngcuka, antes de subrayar que la experiencia de vida de la brasileña constituye “una historia poderosa de lo que puede ser alcanzado con determinación, talento y coraje”.

Nacida en el seno de una familia pobre en la localidad de Dois Riachos, en el nordestino Estado de Alagoas, la cinco veces Mejor Jugadora del Mundo (2006 al 2010) creció, literalmente, jugando fútbol descalza y en las calles cuando los varones -a muchos de los cuales superaba en habilidad- le permitían hacerlo.

Marta Vieira da Silva.

Incluso, debía escapar de la persecución de sus hermanos, que corrían detrás de ella para impedirle que jugara. Una reacción hasta comprensible si se considera que entre 1941 y 1979 el gobierno brasileño llegó a prohibir que las mujeres practicaran éste y otros deportes considerados “incompatibles con su naturaleza”.

Mas, los años y su meritoria carrera deportiva lograron dar un vuelco radical a esa situación y, según su propio decir, “todo cambió y ahora todos sienten un orgullo enorme por todo lo que conseguí hasta ahora y por darse cuenta que fueron injustos conmigo”.

Hoy mis hermanos lloran cuando hablan de mi infancia y del pasado, reveló la flamante Embajadora, quien tiene por delante el enorme desafío de inspirar a mujeres y niñas a desafiar estereotipos, superar barreras y luchar porque se hagan realidad sus sueños y ambiciones, también en el deporte.

Poco después de darse a conocer el nombramiento, Marta manifestó estar “totalmente comprometida” con la nueva misión y dijo saber, a partir de su propia experiencia de vida, que la actividad deportiva constituye “una herramienta fantástica para el empoderamiento”.

Por medio del deporte, insistió en declaraciones difundidas por ONU Mujeres, se pueden desafiar normas socioculturales y estereotipos de género; aumentar la autoestima y desarrollar habilidades de vida y liderazgo.

Pero también es posible mejorar la salud; comprender mejor su cuerpo; tomar conciencia de qué es violencia y como evitarla, e incluso desarrollar habilidades económicas, enfatizó la autora de 104 goles con la Selección, una cifra que coloca en segundo plano al mismísimo Pelé, considerado el máximo exponente del fútbol brasileño y quien llegó a marcar 95 vistiendo la “verdeamarelha”.

Además de Marta, quien ya en 2010 fue proclamada Embajadora de Buena Voluntad del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una veintena de personalidades brasileñas ostentan similar condición.

Entre ellas figuran otro futbolista, Kaká, por el Programa Mundial de Alimentos (PMA); el cantante y compositor Gilberto Gil; los actores Camila Pitanga, Wagner Moura y Lázaro Ramos, la modelo Gisele Bündchen y el astronauta Marcos Pontes.

MUCHO CAMINO POR ANDAR

Para Marta, dos veces subcampeona olímpica (2004 y 2008) y quien inició su carrera deportiva hace casi dos décadas cuando fue llamada a probarse y enseguida a integrar el club carioca Vasco da Gama, el nuevo reto como Embajadora supone un largo camino por andar.

De acuerdo con ONU Mujeres, las féminas son hoy más visibles que nunca en el deporte mundial. Muestra de ello es que, por ejemplo, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro-2016 un 45 por ciento de los participantes (cuatro mil 700) fueron mujeres que representaron a sus países en 306 eventos.

Sin embargo, esa visibilidad no se traduce en iguales oportunidades ni beneficios y ellas continúan enfrentando la discriminación y hasta el asedio sexual cuando practican deporte, lamentó la organización internacional.

De otro lado, aquellas que llegan a convertirse en profesionales reciben un trato salarial sustancialmente diferente al de sus pares masculinos.

Según la Encuesta Global de Salarios Deportivos (GSSS, por sus siglas en portugués) de 2017, entre los atletas considerados de élite, las mujeres ganan en promedio apenas uno por ciento de lo que perciben los hombres.

Y en el ranking de la revista Forbes, entre los 100 deportistas mejor pagados del mundo no figura todavía ninguna representante del sexo femenino.

Aún más, detalló ONU Mujeres en su comunicado, mientras en la última Copa del Mundo de fútbol el pago total recibido por las selecciones femeninas fue de 15 millones de dólares, en la recién concluida justa varonil de Rusia-2018 la cifra se multiplicó por más de 35 para alcanzar la astronómica cifra de 576 millones de dólares.

(*) Corresponsal de Prensa Latina en Brasil.

Escrito por en Ago 5 2018. Archivado bajo INTERNACIONAL. Puedes seguir las respuestas de esta entrada por el RSS 2.0. Puedes dejar una respuesta o un trackback a esta entrada

Deja un comentario

Galería de fotos

Designed by Gabfire themes